15oct12 El Universal, 8 col., Ven “limpia” de panistas en embajadas


Ven “limpia” de panistas en embajadas

El Universal, 8 col., Ariadna García / Alberto Morales

Decenas de panistas que ocupan cargos de cónsules y embajadores están listos para dejar sus puestos, ante el próximo cambio de gobierno.

Los embajadores Enrique Berruga y Jorge Montaño señalaron que el Servicio Exterior Mexicano está integrado por miembros de carrera y nombramientos políticos.

“En el caso de nombramientos políticos normalmente cuando termina el gobierno que los designó se van, mientras los del servido exterior se les cambia y siguen siendo diplomáticos mexicanos”, dijo Berruga.

Embajadores actuales como Francisco Barrio (Canadá) o Francisco Ramírez Acuña (España) corresponden al segundo apartado.

Montaño aseguró que los dos gobiernos del PAN han sido “muy generosos” con el nombramiento de personas que no pertenecen al servido exterior, no solo al nivel de embajadores, sino también al nivel de ministro, tercer secretario o hasta cargos administrativos.

El académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán Luis Huacuja aseguró que uno de los grandes problemas que enfrenta la política exterior es la gente inexperta que llega a presidir las embajadas y que en nada abona a las relaciones diplomáticas.

De acuerdo con una revisión realizada por este diario, en los últimos 12 años decenas de plazas diplomáticas han sido ocupadas por familiares o amigos de figuras panistas, así como por políticos a punto de quedar en el desempleo.

La embajada de México en España ha sido ocupada por panistas que hallaron ahí un cargo tras presidir la Cámara de Diputados: Jorge Zermeño y Francisco Ramírez Acuña.

En Canadá, el panista Francisco Barrio tiene además un alto número de personal no diplomático que concluirá su contrato el 1 de diciembre.

** El éxodo azul

Panistas que se convirtieron en embajadores cuando su partido ganó la Presidencia de la República se alistan para iniciar un éxodo ante el próximo cambio de gobierno.

Quien ya comenzó a hacer maletas y está por llegar a México, es el embajador en Cuba, Gabriel Jiménez Remus.

El Servicio Exterior Mexicano, explicaron los embajadores Enrique Berruga y Jorge Montaño, está integrado por miembros de carrera y por nombramientos políticos.

Embajadores actuales como Francisco Barrio Terrazas (Canadá) o Francisco Ramírez Acuna (España), corresponden al segundo apartado.

“En el caso de nombramientos políticos, normalmente cuando termina el gobierno que los designó se van, mientras que a los del Servicio Exterior Mexicano se les cambia y siguen siendo diplomáticos”, dijo Berruga.

La Constitución mexicana faculta y obliga al presidente de la República a dirigir la política exterior. En consecuencia, le permite designar embajadores y cónsules que considere aptos para ocupar los cargos. El artículo 7 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano (SEM) concede la designación de personal temporal en alguna adscripción que no sea diplomático de carrera. El nombramiento se hará cuando “sea posible en plazas que no pertenezcan al Servicio Exterior de Carrera”.

Nombramientos políticos Los nombramientos políticos o artículos siete, como se le conoce en la diplomacia, han existido desde el México independiente. Sin embargo, en los últimos 12 años, éstas plazas han sido ocupadas por familiares, amigos y por políticos a punto de quedar en el desempleo.

Pese a ello, durante la administración del presidente Felipe Calderón, el SEM alcanzó su mayor cima en nombramientos importantes. La titular de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, es diplomática de carrera, lo mismo que la subsecretaría para Europa, Medio Oriente y Asia-Pacífico, y la encargada de la relación con América Latina y El Caribe.

Los subsecretarios para América del Norte y el de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, son también diplomáticos de carrera, lo mismo que el consultor jurídico.

Un diplomático de carrera dirige también la embajada mexicana en Estados Unidos, que es una de las más importantes y hasta hace un par de meses, también la diplomacia tenía la titularidad de la otra representación importante en Guatemala.

Sin embargo, está administración también repartió puestos diplomáticos para acomodar a los amigos del partido en el poder y sectores en particular, en cargos de embajador, cónsul, ministro y consejero.

La Oficialía Mayor de la Cancillería, a cargo de Julio Camarena, envió a todas las representaciones de México en el exterior y a las oficinas centrales, una circular en la cual subrayó que los nombramientos de artículo siete serían disminuidos “al mínimo indispensable” y todos aquellos contratos por concluir en el caso de personal que no es de carrera, no serían renovados y el lugar debía ser ocupado por gente del servicio.

En algunos casos la instrucción se cumplió, no en todos.

Sector cultural, beneficiado

Uno de los sectores más beneficiados con los nombramientos políticos es el cultural. Un ejemplo reciente de la discrecionalidad, fue el caso del escritor Jorge Volpi, a quien le darían la agregaduría cultural de la embajada de México en Italia.

Según palabras del propio Volpi, ésta al final le fue negada por diferencias políticas. Sin embargo, la Cancillería aseguró que fue presa de las restricciones presupuéstales.

Las agregadurías culturales de México en el exterior albergan, por ejemplo, al medio hermano de la priísta Beatriz Paredes, Alejandro Pelayo Rangel, quien está en el consulado de Los Ángeles; también hay gente involucrada con el Conaculta, como el caso de Gerardo Ochoa Sandy, en Toronto; Juan Manuel Santín del Río, en Chile; Conrado Tostado Gutiérrez, en India y, entre muchos otros, el ex director del Instituto de Cultura en Yucatán, Domingo Rodríguez Semerena, quien está en Belice y en donde fue incluso secuestrado, hecho que fue manejado con alta discreción en México.

Caprichos partidistas.

La diplomacia ha tenido que resistir los caprichos de los ex dirigentes nacionales del PAN: Germán Martínez y César Nava. En el primer caso, impuso a Juan Bosco Tinoco Montoya en la embajada de México en Bruselas. El segundo hizo lo propio con su ex secretario particular, Roberto Galindez, quien está en el consulado en Chicago (representando a Sedesol) y su ex secretaria, Dolores Caballero, en Nueva York.

El sector conservador panista también ha sido beneficiado con los nombramientos. Santiago Ardavín fue promovido por su padre Bernardo Ardavín Migoni (uno de los presuntos creadores de la organización conocida como El Yunque) y la ex candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, para ocupar un lugar en el consulado de México en Chicago.

Bernardo Graue Toussaint, quien fue un cercano colaborador de Carlos Castillo Peraza, fue propuesto como cónsul para Barcelona, nombramiento que el Senado rechazó. Empero, Graue Toussaint no se quedó sin empleo, ya que cumple las funciones jurídicas y de prensa en la embajada en España. Este caso es un ejemplo del no cumplimiento del oficio enviado por la Oficialía Mayor, toda vez que la agregaduría de prensa en España era ocupada por un denominado artículo siete.

El consulado en Atlanta tiene como agregado administrativo a Mariano Francisco Saynez Ruiz Duran, quien es hijo del secretario de la Marina y quien recientemente se vio involucrado en un incidente vial por manejar a exceso de velocidad y en aparente estado de ebriedad.

Tiene un proceso judicial abierto

La embajada de Brasil tiene en sus filas a la ex consejera del IFE, Luisa Alejandra Latapi Renner; la representación de México en la OCDE tiene al sobrino del gobernador saliente de Tabasco, Andrés Granier, Sergio Lozoya Granier; la embajada en Marruecos tiene al ex director de Organizaciones en el Extranjero del PAN, Felipe Alonso González Lugo Méndez; el consulado en Sacramento adoptó a María Andrea López de León Ibarra, ex funcionaria de Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

Un gran número de ex funcionarios de altos y menores grados, se han refugiado en la diplomacia, como Rolando García, quien es un militante panista, ex funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM) y hoy es el cónsul general de México en Shangai.

Priscila Jazmín Miranda García trabajó en la Secretaría de Gobernación y posteriormente en Presidencia, hoy ocupa un lugar en la embajada en Colombia.

Exiliados también han sido arropados por las embajadas, como es el caso de Víctor Aviles, quien fungió como vocero de la Cancillería, pero su mala relación con el entonces titular de prensa en Los Pinos, Maximiliano Cortázar, lo llevó hasta la embajada de México en Irlanda.

Los embajadores

La embajada de México en España ha sido ocupada por panistas sin trayectoria diplomática, pero que ahí encontraron un cargo luego de presidir la Cámara de Diputados: Jorge Zermeño y el actual embajador, Francisco Ramírez Acuña.

En Canadá, el embajador Francisco Barrio, además de no ser un diplomático de carrera, tiene un alto número de personal no diplomático que concluirá su contrato el l de diciembre como: Milko Rivera Hope, Carlos López Araiza y Miguel Mojedano Batel, entre otros.

Otros ejemplos de embajadores sin este tipo de trayectoria son: Jorge Guajardo, en China; Francisco Salazar, en Colombia; Gabriel Jiménez Remus, en Cuba, y Federico Ling Altamirano, en la Santa Sede.

** “PAN, generoso con nombramientos”

El embajador Jorge Montaño aseguró que los dos gobiernos del PAN han sido “muy generosos” con el nombramiento de personas que no pertenecen al servicio exterior, no sólo al nivel de embajadores, sino también como ministro, tercer secretario o cargos administrativos.

“Como nunca han utilizado los nombramientos de carácter político. Siempre fueron muy críticos del PRI, hasta el 2000, de que no se utilizaran estos cargos para proteger, premiar o ayudar a personas por razones políticas, pero estos dos gobiernos del PAN han sido especialmente generosos”.

Luis Huacuja Acevedo, coordinador del Programa de Estudios sobre la Unión Europea-México en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, dijo que uno de los grandes problemas que enfrenta la política exterior de México, son los nombramientos de inexpertos como embajadores.

En entrevista, explicó que uno de los problemas de la política exterior de México, es que no existe continuidad en proyectos porque los embajadores que no son diplomáticos de carrera, suelen cambiar con los nuevos gobiernos.

“No se justifica, porque todas la embajadas necesitan de gente especializada.

Hay casos muy preocupantes, como por ejemplo en China, en donde no se ha abonada nada a la relación”, comentó.

Huacuja Acevedo añadió que sin duda, al llegar el nuevo gobierno que encabezará Enrique Peña Nieto, habrá varios movimientos en embajadas y consulados, sobre todo aquellos que son del PAN.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s