Invalidan aeropuerto (09dic12 Titular Reforma)


 

Publicado en Reforma, por Adriana Alatorre

El vaso del Lago de Texcoco es una mala opción para construir un nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, concluye un análisis técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En el documento “Consideraciones Hidrológicas y Ambientales para el Posible Desarrollo de Infraestructura Aeroportuaria en el Lago de Texcoco”, entregado al equipo de transición en octubre, el organismo advierte que una terminal aérea en la zona tendría el riesgo permanente de inundaciones y afectaría el cuerpo de regulación de avenidas de agua más importante de la zona metropolitana en la actualidad.

El Lago de Texcoco, alerta, es el lugar más peligroso para alojar cualquier infraestructura.

“Su situación como la parte baja del valle y la gran extensión que ocupa, del orden de 11 mil 600 hectáreas, lo convierten en un gran concentrador de agua.

“La infraestructura que se pudiera instalar ahí estaría en riesgo de ser inundada y requeriría grandes obras para desalojar el agua que generaría por su propia cuenca y la que provenga de las corrientes que, de manera natural o inducida, descargan en esa gran superficie.

“Tampoco se debe olvidar el hecho de que el terreno del vaso es muy inestable y requeriría de grandes y costosos esfuerzos constructivos para desarrollar cualquier clase de edificaciones sobre él”, agrega.

De construirse en el vaso, insiste, el nuevo aeropuerto estaría prácticamente rodeado de agua y enfrentaría riegos de inundación en tres de sus flancos.

“(Los flujos de agua en la zona son manejados) a través de una infraestructura cuya confiabilidad se puede considerar peligrosamente baja por la incertidumbre del clima, la obsolescencia del sistema de drenaje, el crecimiento de la superficie impermeable, la descoordinación entre los operadores de los sistemas que pertenecen a distintas demarcaciones políticas y la insuficiencia crónica de fondos”, señala el documento.

Por otra parte, indica, la construcción de la nueva terminal aérea disminuiría severamente los servicios ambientales que presta y puede prestar el vaso.

Las regulaciones aeroportuarias, explica, obligarían a reducir el hábitat para la fauna aviar local y migratoria, mientras que la filtración de agua de lluvia al subsuelo se reduciría por la presión de desalojarla de inmediato del terreno de la terminal aérea.

Nota Original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s