Entrevista de Óscar Mario Beteta a Raymundo Riva Palacio.


Óscar Mario Beteta: Vamos a platicar ahora con Raymundo Riva Palacio. Raymundo, bueno, te saludo primero con muchísimo gusto, mi querido Raymundo y pues has abordado en el periódico 24 Horas este tema del cual también platicábamos con nuestro auditorio. La compra que hace la Secretaría de la Defensa Nacional durante el sexenio del expresidente Calderón de un avión Boeing Dreamliner 787 pero que es, o que sería, o que será el avión más caro del mundo.

El avión más caro del mundo, entre otras cosas llama la atención porque el costo original de un avión Boeing 787, según datos que hemos recabado, es de 190 millones de dólares pero este avión presidencial supuestamente por la enorme cantidad de mejoras costará a México 750 millones de dólares y hay algunas diferencias, por ejemplo, o comparando el precio para el avión para el presidente de México, el nuevo avión para el presidente de México que compra la Secretaría de la Defensa en el sexenio de Felipe Calderón, el Air Force One, el avión del presidente de los Estados Unidos tiene un costo de menos de la mitad: 350 millones de dólares.

Para un jefe de Estado pues excéntrico, como pudiera ser el Sultán de Brunei, quien vuela en un Airbus A340, el costo es de 430 millones de dólares. Se está comprando el avión más caro del mundo cuando, por ejemplo, ya no puede volar en Estados Unidos ni siquiera, ni tampoco en Japón, después de las constantes fallas que han obligado a aterrizajes forzosos y que han puesto en peligro a cientos de pasajeros.

Raymundo, buen día, te saludo. Te escuchamos.

Raymundo Riva Palacio: Óscar Mario, qué gusto platicar contigo. Efectivamente es un avión más caro que el Air Force One, que es un 747 bastante viejo, tiene un sistema de navegación el Air Force One y de seguridad que no viene contemplado en este precio. Ahora, efectivamente el precio, el monto por el cual pagaría el gobierno mexicano por este avión es muy elevado por los sistemas de navegación de altísima tecnología. De hecho, no hay todavía ni el equipo de tierra que se requeriría para ese tipo de avión en México ni la capacitación y añade una serie de sistemas de seguridad que incluyen, por ejemplo, un blindaje contra misiles. Eso es lo que eleva de manea significativa el precio, que no lo tiene el Sultán, por hacer este tipo de comparación.

Ahora, este es un tema importante, Óscar Mario, pero este es un tema distinto. Creo que sí es muy importante ya con lo que es descontinuar esta chatarra en la cual vuela el presidente de México desde hace ya mucho tiempo. Es un Boeing 757 que ya son, como te digo, ya son muy viejos. Ahora, lo que me llama mucho la atención y es lo que estoy planteando directamente es que este modelo de avión que quiere el gobierno mexicano y que viene por parte de una orden de compra de Aeroméxico que se compró por volumen para que resultara más barato, es la firmeza con la cual Aeroméxico y la Sedena siguen diciendo “nosotros vamos adelante con esta compra” y el contexto para que se entienda mi extrañamiento sobre la firmeza es porque en los últimos tres días el Dreamliner que es el modelo del avión Boeing 787 que está esperando México y la Sedena pues está teniendo una serie de problemas mecánicos, eléctricos, que obligó primero a las flotillas aéreas de All Nipon Airways y de Japan Airlines que tienen en su poder 24 de los 50 aviones Dreamliners que hoy en día operan en mundo, a ponerlos en tierra mientras podían averiguar por determinar los niveles de seguridad de estos aviones porque sufrieron cuatro percances consecutivos relacionados con fallas en el sistema eléctrico directamente vinculados con la batería.

Previamente, un avión de United, también Dreamliner, había tenido un problema similar sin mayor escándalo al respecto. Lo que sorprendió es: primero, que las aerolíneas japonesas que tiene el 50 por ciento de los Dreamliners en el mundo decidieron suspender todos los vuelos hasta poder verificar qué es lo que está sucediente y, en segundo lugar, anoche, ya en la tarde, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos ordenó a todas las líneas aéreas de Estados Unidos a aterrizar, a poner en tierra este tipo de aviones para que procedan todos los sistemas de verificación se seguridad para pasajeros.

La Administración Federal de Aviación actuó como las aerolíneas japonesas de manera preventiva. Esto no significa, Óscar Mario, que el Dreamliner sea un avión que no sirve. Lo que están viendo es qué es lo que está sucediendo con este modelo nuevo, que es lo que dice la aerolínea Korean Airlines, que todos los modelos nuevos tienen este tipo de fallas, que se van ajustando rápidamente pero dentro de la industria de la aviación, los analistas dicen que son demasiadas fallas las que ha tenido este modelo que sí lleva a una revisión más profunda de lo que está sucediendo con el Dreamliner

Insisto, Óscar Mario, lo que me llama muchísimo la atención es la forma ligera con la cual está reaccionando la Sedena y Aeroméxico con respecto al Dreamliner cuando la lógica en el mundo es exactamente la contraria. No hay una alarma de decir “no vuelen por el Dreamliner” sino “vamos a ver qué es lo que está sucediendo” con el avión para poder determinar si efectivamente es el ajuste, son fallas del ajuste inicial de un nuevo modelo o si existe un problema estructural en este modelo que tengan que ser llamados nuevamente a los talleres los 50 aviones de este modelo para que pueda ser revisada, corregida y que vuelvan a volar.

La Boeing tiene 800 órdenes de compra para este avión, entre los cuales se incluye pues alrededor de 17 aviones que pidió Aeroméxico, en los cuales se encuentra el avión presidencial que sería el que utilizaría Enrique Peña Nieto durante su sexenio, Óscar Mario, entonces sí es un tema que me parece que hay que seguir con mucha atención, que no únicamente tiene que ver con la parte de qué será el avión presidencial sino que también para un gran público mexicano que vuela por razones de negocios o por razones de turismo a diferentes partes del mundo pues sí les va a interesar saber qué es lo que está sucediendo con el Dreamliner para poder determinar en el momento que compran sus boletos, pues que hagan la pregunta adecuada, ”¿qué tipo de equipo es en el que voy a volar?” y como dirían los japoneses y la Administración Federal de Aviación, pues hay que tener un poco de precaución, no porque esté mal, sino precisamente, y reitero, para prevenir cualquier posible falla que pudiera tener alguna consecuencia.

Beteta: A ver, entonces, dos puntos con base en eso que mencionas, Raymundo. Primero: el avión del presidente de la República lo entregarían hasta el año 2015, según tengo entendido.

Riva Palacio: Efectivamente.

Beteta: Entonces, ¿tienen tres años para modificar lo que sea necesario para impedir se sigan dando estos incidentes o estas fallas que se han vivido en estas aeronaves, sobre todo, de dos líneas japonesas, la de ANA y la de Japan Airlines?

Riva Palacio: Efectivamente, Óscar Mario, tienen buen tiempo pero sí deberían tener una mayor preocupación en sus declaraciones.

Beteta: Bueno y, número dos, el precio que se está pagando por el avión presidencial por parte de la Sedena creo que se está haciendo a través de Banobras. ¿Se justifica 757 millones de dólares?

Riva Palacio: El precio es elevado, aún con los sistemas de navegación, Óscar Mario, porque no se va a comprar en efectivo. Se va a comprar con un crédito, entonces los intereses son los que elevan aproximadamente unos 150 o 200 millones de dólares el costo final. Esto es lo que resulta en las compras a crédito, Óscar Mario.

Beteta: Pero ¿por qué se hace a crédito, no se podrían ahorrar los intereses?

Riva Palacio: Me parece que no hay partida presupuestal que te podría permitir la compra en efectivo. Yo pienso como tú, de manera muy pragmática, Óscar Mario. Bueno, si se pueden ahorrar 150 o 200 millones de dólares y llevarlo ya a otro nivel de precio, no se pueden hacer ese tipo de ahorros en otro tipo de rubros para que no se pague a final de cuentas 200 millones de dólares más de intereses. Eso es algo que me parece que la Secretaría de Hacienda tendría que estar revisando, Óscar Mario, aunque también hay que mencionar que cuando viene el proceso de transición, el gobierno de Felipe Calderón le presentó al equipo de transición, a Luis Videgaray, el secretario de Hacienda, todo el plan para la compra de este avión y las razones por las cuales iba a tener ese precio y lo aprobara.

Es decir, la orden de compra para el avión presidencial no se hizo sin la consulta y el consenso con el equipo de transición de Enrique Peña Nieto.

Beteta: Entonces ¿se podría hablar que es una operación limpia, una operación transparente, una operación justa?

Riva Palacio: Sí, sí se puede hablar de esto. Es una operación costosa por estas razones pero no hay ninguna sospecha en la información disponible de que aquí haya habido algo sucio o algo que tenga que ver con corrupción o de pagos de comisiones a un gestor o a un coyote, como fue lo que sucedió en algunos de estos tipos de operaciones, Óscar Mario.

Estuvo totalmente consensuada, el equipo de transición de Enrique Peña Nieto supo a detalle cuáles eran las razones por las cuales se había que modificar o cambiar el avión y tener uno más nuevo y también cuáles eran las condiciones de compra y cuáles iban a ser las condiciones y los plazos de pago.

Beteta: Entonces no debe haber ningún riesgo para el presidente Peña Nieto, una vez que se entregue este avión en el 2015.

Riva Palacio: Nosotros esperaríamos que este tipo de… nosotros, como sociedad, como observadores, esperaríamos que este tipo de fallas las resuelva Boeing, pues hay que resolverlas rapidísimo porque repercute totalmente en su negocio. Ya sus acciones cayeron casi 4 por ciento ayer y si no resuelven rápidamente y aclaran debidamente lo que está sucediendo y corrigen la falla, pues sería una catástrofe empresarial para Boeing.

Por eso tres años es un plazo suficiente, más que suficiente, diría yo, para que en el momento en que se vayan a entregar estos Dreamliners a México, tanto a Aeroméxico como a la presidencia, pues estén perfectamente ya aprobados y si no, Óscar Mario, si el Dreamliner tiene una falla estructural, pues Aeroméxico y la Sedena tendrán que estar reconsiderando esta compra y estar buscando, insisto, un avión nuevo para el presidente de la República, se llame Enrique Peña Nieto o se llamará en el futuro como sea, Óscar Mario.

Beteta: Bueno, pero importante y además pues muy acertado que la Agencia Federal de Aviación, la FAA en Estados Unidos y la Agencia Europea de Seguridad Aérea hayan decidido suspender el día de ayer temporalmente todos los vuelos de los modelos Boeing 787 de este famoso Dreamliner hasta que se demuestre que son seguros, con base en los incidentes con aeronaves, principalmente de aerolíneas japonesas, Raymundo.

 

Riva Palacio: Estoy absolutamente de acuerdo, Óscar Mario, parafraseando al ejecutivo de una de las aerolíneas japonesas que decía “este es problema que no llegó a crisis pero si no actuamos, se hubiera podido hacer una crisis muy trágica”.

Beteta: Bueno Raymundo, te agradezco como siempre tu opinión y tu comentario, y me da muchísimo gusto saludarte.

Riva Palacio: Óscar Mario, te mando un abrazo, muy buen día.

Beteta: Raymundo Riva Palacio, director del periódico 24 Horas.

Para escuchar este audio pulse este link, cortesía de CIAM y GA Comunicación

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s