Faltan las causas (02feb13 Titular Reforma)


Publicado en Reforma por redacción

Un día después de la explosión en el edificio B2 de las oficinas centrales de Pemex, las autoridades federales no brindaron datos claros sobre las causas.

El saldo de la tragedia se elevó ayer a 33 muertos.

El titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, descartó que se haya producido un incendio o registrado una implosión.

“En ningún lado hemos encontrado un solo indicio de fuego, ni en pacientes ni en fallecidos ni en las ropas”, indicó por la tarde en rueda de prensa.

Luego añadió: “Puedo asegurar que no fue una implosión. Una implosión es una explosión hacia adentro, y ésta no lo es”.

Subrayó, sin embargo, que el Gobierno está decidido a dar con las causas de la explosión.

“Sea cual sea, si se trata de un accidente, si se trata de una imprudencia, si se trata de un atentado, sea lo que sea”, indicó.

Por la mañana, el director general de Pemex, Emilio Lozoya, señaló que la paraestatal evitará especular sobre qué sucedió y no proporcionará detalles hasta no estar plenamente confirmados.

En tanto, personal del Ejército, la Marina, la PGR y la Policía Federal especializado en explosivos tomaron muestras en la zona afectada para realizar pruebas de laboratorio, cuyos resultados se cruzarán, en breve, para dar un dictamen definitivo, de acuerdo con fuentes oficiales.

Conforme a reportes de Murillo, resta el trabajo de búsqueda de cuerpos en dos cuadrantes de la zona siniestrada.

La PGR informó que están trabajando peritos en criminología, criminalística, química, estructura, incendios, explosivos e ingeniería civil. Los expertos son de la Defensa Nacional, la Marina, Protección Civil, la propia Procuraduría y la PF.

El Centro Médico Forense de la PGR inició la entrega de cuerpos a los deudos. De acuerdo con información ministerial, en las necropsias practicadas no se hallaron indicios de quemaduras ni bióxido de carbono.

“Mi sobrino Raymundo Ávila murió de un infarto, y mi cuñada Graciela Rosales, de un golpe en la cabeza”, dijo Margarita Guevara tras conocer los resultados.

Familiares de trabajadores que laboraban el jueves en el complejo de Pemex recorrían hasta ayer por la tarde hospitales en busca de sus parientes.

María Gloria Segura buscó a su hermana Irma, de 57 años, en la Cruz Roja, los hospitales de Pemex en Azcapotzalco y Picacho y el Hospital Ángeles, entre otros.

“Oí las noticias de la explosión y hablé con su hijo. Me dijo que me calmara, que algunas personas la habían visto y estaba bien.

Sin embargo, ya no supimos nada de ella”, comentó angustiada.

Nota Original

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s