Beatriz Pagés a favor de la “desnarcotización” la información (R. Fórmula)


En su colaboración con Oscar Mario Beteta (R. Fórmula), Beatriz Pagés comentó: Hoy el titular del periódico Milenio, es un titular interesante dice: Obama: “no sabemos quién fue no por qué”.

A propósito de los actos terroristas en Boston. Yo creo, Oscar Mario, que el qué o parte del qué es la cultura de la violencia que existe en Estados Unidos y también, por supuesto, en México y sobre ellos quiero referirme.

El pasado fin de semana se llevó a cabo en Acapulco el Primer Encuentro Nacional de Comunicadores en Seguridad Pública, en el que estuvo presente el general colombiano Oscar Naranjo, asesor del presidente Enrique Peña Nieto. Ahí se abordó un tema estratégico en el combate al crimen organizado “la desnarcotización de la información”. Un asunto que varios medios se han encargado de distorsionar tal vez por mero deporte o porque desconocen su trascendencia.

Hemos leído algunas notas y análisis donde con toda insidia se dice que con la desnarcotización del lenguaje tanto periodístico como político, las autoridades buscan hacer desaparecer por obra de magia el problema. Incluso ayer el diputado del PAN, Luis Alberto Villareal, dijo que es ridículo pensar que por quitar algunas palabras se acaba con el problema de violencia.

Creo sin embargo, Oscar Mario que el tema es profundo y tiene más importancia de lo que aparenta, para ser clara me voy a referir a lo que sucedía en el sexenio pasado.

El discurso presidencial de Felipe Calderón estuvo lleno de referencias al narcotráfico, al ex mandatario no sólo le gustaba hablar de los supuestos avances y retos en la materia, sino recitar la lista de los cárteles más poderosos y se refería a los jefes de esas organizaciones delictivas por sus apodos.

Una de las recomendaciones que dio el general Oscar Naranjo a los voceros y titulares de la Secretaría de Seguridad en los estados, es evitar precisamente llamar por su apodo a los delincuentes. ¿Por qué? Por una razón muy importante que sólo se sabe cuando estudias la psicología del crimen: El apodo representa para el delincuente una conquista. Es decir, que se ha ganado un lugar dentro del mundo del crimen. Significa poder, pertenecía al mundo de la ilegalidad. El señor o señora ya no se llama tal y como fue registrado por el derecho civil. Si no que responde al nombre que le impuso la cultura de la ilegalidad.

De tal forma que cuando un presidente de la República, como lo hacía Calderón, se refiere a “El Chapo”, a la “Barbie” o al “Señor de los cielos” acepta el lenguaje del crimen organizado, lo incorpora automáticamente a la conciencia social. Y permite que crezca y se expanda su mentalidad.

Durante el encuentro de comunicadores se pidió también evitar términos como ejecutado, cártel, capo, encajuelado, encobijado por las mismas razones.

Es un lenguaje, Oscar Mario que ha ido produciendo el narco y que lamentablemente ha ido incorporando los medios, los jóvenes y la sociedad en general.

Por qué digo “lamentablemente”, porque a través de la palabra le das importancia, prestigio, poder a lo que no debe tenerlo.

Y no es que se trate de ignorar la realidad, de minimizarla, de ocultarla, sino de combatir desde el discurso y la información a quienes se han apoderado de la conciencia social. Hay muchos jóvenes que empujados por la crisis económica, pero también por la crisis de valores prefieren ser narcotraficantes a ser profesionistas por considerar que el poder y el dinero te da glamur.

Este es un tema que también fue abordado en ese encuentro de comunicadores, se aconsejó a los funcionarios federales no hacer presentaciones de detenciones en vivo, ni mostrarlos junto a arsenales ni con chalecos antibalas, como te acuerdas que lo hacía Genaro García Luna.

Yo agregaría, tampoco con las camisas, pantalones y zapatos tipo mediterráneo o jet set con que han sido aprendidos los hijos de los criminales, porque eso ha tenido, sobre todo, entre la población más joven el efecto de querer parecerse al delincuente.

Ayer Antonio Luigi Mazittelli, representante de Naciones Unidas en México, consideró acertadamente por parte del gobierno pretender revertir la narco cultura modificando el lenguaje oficial. Sin embargo, Oscar Mario muchos critican al Presidente de la República por desnarcotizar el discurso político.

Contrario a lo que se cree una guerra de esta naturaleza no sólo se gana con balas, con policías, son soldados, hay armas más poderosa que las metralletas y una de esas es impedir que el crimen invada todas las esferas de la vida pública y privada el terrorismo… como ayer lo vimos otra vez en Boston, la violencia, la guerra comienza combatiéndose en la mente de los hombres.

Para escuchar este audio, pulsa el link, cortesía CIAM y Ga comunicación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s