21sep12 Reforma, 8 col., Ofrece General sobornar a Galván


Ofrece General sobornar a Galván

Reforma, 8 col., Redacción

Los narcos citaron al General el 21 de diciembre del 2011 en el restaurante Bros Oyster Bar de Plaza Carso, para preguntar por sus gestiones

Ciudad de México  (21 septiembre 2012).- El General Brigadier Juan Manuel Barragán Espinosa pidió 10 millones de dólares a emisarios del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán para conseguirles contactos y reuniones con el Secretario de la Defensa Nacional, General Guillermo Galván, la Procuradora Marisela Morales y el General Genaro Robles, subjefe Operativo del Estado Mayor de la Defensa.

De acuerdo con investigaciones militares y de la PGR, el Ejército recibió una denuncia anónima – el 3 de noviembre de 2011- en la que advertía que el General Barragán sostenía reuniones con criminales en sus oficinas de Lomas de Sotelo y llevaba un tren de vida muy superior a sus ingresos.

Barragán, quien es yerno del General de División Félix Galván López, Secretario de la Defensa Nacional en el sexenio del Presidente José López Portillo, nunca ocupó un cargo de relevancia en el Ejército.

En la década de los 90 estuvo asignado durante un lustro a un cuerpo de Defensas Rurales en Rincón de Romos, Aguascalientes, y en el sexenio anterior desempeñó cargos administrativos de mediana importancia.

En la promoción de 2010 ascendió a General Brigadier y luego fue nombrado Jefe de la Oficina Central de Reclutamiento de la Dirección General de Personal, en el Campo Militar Número Uno, donde permaneció hasta enero pasado, cuando pasó al retiro.

Apenas unas semanas antes de dejar el servicio activo, la suerte del General dio un giro.

Según las investigaciones del Ejército y la PGR, en diciembre “El Chapo” Guzmán envió hasta el escritorio del General Barragán a sus representantes Humberto y Óscar Murguía Guerrero, para pedirle que les ayudara a conseguir una cita con el Secretario Guillermo Galván.

La gente del capo le pidió que la reunión con el secretario se hiciera fuera de su oficina, porque en ella seguramente había micrófonos.

El mensaje que los Murguía llevaban de parte de Guzmán era muy preciso: quería pactar un arreglo con el Ejército que implicara el cese de los operativos militares en el noroeste del País contra el Cártel de Sinaloa y la persecución en lo particular del líder de la organización, según la indagatoria PGR/SIEDO/UEITA/004/2012.

“Para sellar el compromiso de cooptar al Secretario de la Defensa Nacional a que diera protección al Cartel del Pacífico y al ‘Chapo’ Guzmán, el General Barragán pidió para iniciar 140 millones de dólares para el General Galván”, declaró Humberto Murguía a agentes de la SIEDO.

Por esa suma, el General incluso ofreció, a través de colaboradores inmediatos, llevar la propuesta a la titular de la Procuraduría General de la República; al comandante de la Novena Zona Militar y al subjefe Operativo del Estado Mayor de la Defensa, indica el expediente.

“En caso de que no se lleve a cabo la entrevista con el General Secretario, me entrevistaré con el General Genaro Robles Casillas, subjefe de Estado Mayor, a efecto de proponerle que trabaje para el Cártel del Pacífico”, dijo Barragán, según la declaración del Teniente Aarón López Rubio, quien presenció sus encuentros con los narcos.

“La función del General Robles será ordenar que los efectivos militares que se trasladen, y los que ya están en Chihuahua, Durango y Sinaloa, bajaran de intensidad sus operaciones contra dicho cártel, así como la ubicación y localización del ‘Chapo’ Guzmán”.

López Rubio, al parecer un infiltrado, cuenta que el plan del General Barragán era invitar a Robles Casillas a un hotel lujoso, llevarle mujeres y emborracharlo. Una vez alcoholizado, le propondría trabajar para “El Chapo”.

“Tenia la seguridad de que el General Robles Casillas aceptaría”, testificó el Teniente a la Procuraduría Militar.

Desde el principio, según el emisario Murguía, el General Barragán pidió dos relojes Rolex de oro, uno para él y otro para su esposa, así como 10 millones de dólares en efectivo.

“Humberto (manifestó) que de llevarse a cabo lo que se estaba planeando, el General Barragán recibiría por su colaboración 10 millones de dólares, dinero que ya se encontraba escondido en un hotel de la Ciudad de México, a lo cual el General Barragán le pidió a Humberto que le informara al señor ‘Chapo’ Guzmán que se encontraba en la mejor disposición para trabajar para él”, declaró el Teniente López.

Bajo ese entendido, los narcos citaron al General el 21 de diciembre del 2011 en el restaurante Bros Oyster Bar de Plaza Carso, para preguntar por sus gestiones. Barragán invitó al abogado Jaime Lemus García y le presentó a los hermanos Murguía, a uno como Guerrero y otro sólo como Javier.

Desde un principio, de acuerdo con el expediente, el General presentó a Lemus García, como funcionario de la PGR; sin embargo, sólo era un abogado litigante que ayudaba desde meses atrás al militar con asuntos que algunos criminales le pedían gestionar ante autoridades judiciales.

“Al terminar de comer se levantó la persona llamada Javier y al regresar llevaba dos bolsas, una de color negro que le entregó al General con la marca de Hermenegildo Zegna y otra que no recuerdo el color, pero tenía la marca Burberry, me la dio a mí, no la abrí, solamente el General me refirió que era una camisa de la marca Burberry y que a él le habían dado otra camisa de la marca Hermenegildo Zegna”, confesó Lemus.

Cuando llegó a su casa, Lemus abrió la bolsa y descubrió que en lugar de una camisa había una caja de chocolates y 4 mil dólares en efectivo. La camisa del General llevaba 12 mil dólares en efectivo.

El General Barragán no les resolvió nada en las primeras citas, pero tenía un detalle con el que les hizo creer que estaba trabajando para llegar a Galván. Les dijo que le regalaría un Rólex al Secretario, de parte del capo, “como muestra de agradecimiento”.

El Rólex lo compró en 166 mil pesos, es un modelo Oyster Perpetual Submariner, con una carátula redonda con fondo color verde que tiene la figura de un águila parada en un nopal devorando una serpiente y cuatro estrellas arriba de ella, al parecer elaboradas en oro.

Cuando le preguntaban si ya tenía concretada la cita con Galván. El General Barragán respondía que no, pero que ya le había comprado su reloj. En otra ocasión mencionó que mandaría a grabar el reloj con el nombre del Secretario de la Defensa.

Graban a militar

Los hermanos Murguía comenzaron a desesperarse, pues los militares reforzaron a fin de año sus operativos en Durango, Chihuahua y Sinaloa contra el cártel de Guzmán, lo que dio como resultado las capturas de Ovidio Limón Sánchez y Felipe Cabrera Sarabia, “El señor de la sierra”, ambas en Culiacán.

Barragán les prometió, desde principios de diciembre, que hablaría con Galván, pero cuando le llamaban respondía que se había pospuesto la cita debido a la agenda del General Secretario y para calmarlos les mostraba el Rólex de oro que le iba a regalar el día en que lo viera.

Ante la insistencia, el militar les juró que finalmente el 23 de diciembre platicaría con Galván; sin embargo, les devolvió la llamada a los hermanos Murguía para avisarles que de última hora le cancelaron la cita y que se la habían pospuesto para el 29 de diciembre.

Ante el temor de que los líderes del Cártel de Sinaloa pensaran que ellos los estaban engañando o robando el dinero, los publirrelacionistas decidieron visitar al General y grabarlo con una microcámara, para después enviarle el video a “El Chapo”.

“Al no ver resultados de esto, ya que él siempre decía que no había podido agendar una cita con el General Galván, y la gente de dicho cártel se empezó a desesperar, por lo que me pidieron una prueba de que dicho General estaba en la mejor disposición de cooperar con la organización y que no sólo hubiera tomado el dinero que se le dio como anticipo, por tal motivo agendé una cita con el General Juan Manuel Barragán Espinosa”, declaró Humberto Murguía ante la SIEDO.

“El día 24 de diciembre del 2011, a las 12:00 horas, me trasladé hasta su oficina la cual está en el lugar conocido como ‘las gelatinas’, llevando en esa ocasión una cámara oculta en forma de llavero a fin de recabar un video, el cual les sería enviado a la gente del ‘Chapo’ Guzmán como prueba, con el cual grabé esa reunión y posteriormente la grabé en el disco CD”.

Murguía declaró ante la Procuraduría Militar el 26 de diciembre, sin que en los documentos consultados se establezca si fue detenido o se entregó. Pero esa vez entregó a los militares el video de 28 minutos donde grabó al General dos días antes.

En los primeros 20 minutos no puede observarse nada en concreto, porque la cámara presenta mucho movimiento. En el resto se escuchan las voces grabadas, indica el expediente. La suerte de Barragán estaba echada.

Barragán pasó al retiro el pasado 1 de enero y a finales de ese mes fue capturado y arraigado. Al día siguiente, el 31 de enero, su casa ubicada en el Fraccionamiento Héroes de la Revolución, en Naucalpan, fue cateada.

Le aseguraron un Lincoln modelo 2011 de lujo, 8 mil 600 dólares en efectivo y un Rólex que tiene grabado en la tapa la leyenda “Gral. de Div. D.E.M. Gmo. Galván Galván Srio. de la Def. Nal.”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s